El agua es vida

[mpc_textblock content_width=”100″]El agua es el principal componente del cuerpo humano, cada uno de nosotros nació con 80% de agua al nacer y, en nuestra adultez, el porcentaje de agua que compone nuestro cuerpo es alrededor del 60%.El agua se encuentra en el interior de nuestras células y también circula en la sangre y baña los tejidos.[/mpc_textblock]
[mpc_textblock content_width=”100″]Tres cuartas partes de la superficie de la tierra están cubiertas por agua que se distribuye en ríos, lagos y mares, además de las aguas que no pueden ser vistas a simple vista y que reciben el nombre de aguas subterráneas.

El agua es necesaria para vivir. Sin ella no se podría garantizar la vida en el planeta debido a que todo estaría seco. No habría plantas ni animales y mucho menos los seres humanos podríamos vivir. El agua es una gran riqueza.

A pesar de que muchas personas son conscientes de lo anterior el desperdicio es una constante, la contaminación del agua es elevada y no todas las personas del mundo gozan de agua potable para su subsistencia. Por ello, quisimos dedicar este artículo a algunas de las medidas en casa que pueden contribuir a ahorrar agua, medidas que a la larga se traducen en una pequeña economía para nuestro bolsillo pero una gran contribución al planeta entero.

Elimina la carne de tu dieta. Según estadísticas, por cada kilo de carne que dejemos de comer ahorramos lo que gastaríamos en cuatro meses de duchas diarias.

Dúchate en vez de bañarte. Un baño regular gasta en promedio 400 litros por día, mientras que una ducha solo consume unos 80 litros.

Cerrar el grifo abierto al lavarte los dientes o afeitarte. Con esta práctica tan habitual se derrochan hasta 30 litros por persona cada día.

No mantengas el tubo abierto al fregar los platos. Es mejor llenar la pila y lavar en ella los platos.

Racionaliza el riego. Si acostumbras a regar las plantas lo puedes realizar aprovechando el agua de lluvia o bien estableciendo sistemas de riego por goteo.

Ten cuidado con las fugas en el baño y la cocina. Hay que revisar cada cierto tiempo el fregadero porque pueden aparecer pequeñas fugas que generan importantes pérdidas de agua y dinero al cabo del tiempo.

“No se aprecia el valor del agua hasta que se seca el pozo”[/mpc_textblock]

Comunícate con Nosotros, AHORA