Mirando en nuestro interior

[mpc_textblock content_width=”100″]Nunca pensé que una de la cosas más difíciles; no digo imposible fuera conocernos a nosotros mismos somos como camaleones cambiamos de color, de actitud, de gustos y de deseos. al mismo tiempo parecemos ser 3 en uno la forma exterior en que nos mostramos a los demás, nuestros pensamientos, análisis internos y nuestra naturaleza espiritual que en últimas es lo que realmente en esencia somos.[/mpc_textblock]
[mpc_textblock content_width=”100″]A medida que avanzamos en el camino del auto conocimiento, se desata una guerra entre pensamientos “sentimientos, emociones y voluntad que no es otra cosa que el deseo más profundo de nuestro corazón” nuestro latir.
La razón nos guia a través del pensamiento nos dice que “debemos hacer” y el sentimiento nos guia desde lo más profundo de nuestro ser “la voluntad divina” generalmente le damos paso a la razón antes que al corazón porque no hemos aprendido a obtener el autodominio de nuestros pensamientos y emociones, tomando el pleno control de nuestros pensamientos y estando atentos a nuestras emociones seríamos consientes del aquí del ahora así descubriríamos realmente quienes somos y lo que queremos llegar a ser.

Entonces por dónde empezar no existe una forma única hay muchas es más podría decir que cada quien debe encontrar la suya aquello que lo conecte más con su fuente, su divinidad sea cual sea el concepto que se tiene de ello mirando dentro de nosotros mismos aquietándonos para poder escuchar lo que nos dice nuestra voz interior. Algunas personas lo descubren en la oración, otras en la meditación otras en el silencio otras en el momento en que arreglan el jardín en que corren, el atardecer etc…

Cada quien tiene una manera diferente encontremos la nuestra y ese será el primer paso de grandes cambios en nuestra vida ya que siempre nos encontráremos con experiencias deseables e indeseables hasta donde lo permitamos y nos desentendamos de nuestro poder para cambiar las circunstancias. Las personas harán con nosotros lo que quieran hasta donde nosotros se lo permitamos; es verdad que el cumplimiento mayor es el amor y el respeto mutuo pero ese amor y respecto debe empezar por nosotros mismos.

El amor universal, amar al amigo y al que no lo es porque el también forma parte de la perfección divina, perdonar sin condenación desde el corazón esto no quiere decir justificar los actos o borrar que ha pasado, por el contrario esto significa que damos paso a la liberación del dolor, de ataduras innecesarias e injustificadas no estamos aquí para ser jueces si no por el contrario para aprender a amar incondicionalmente no por los actos de los demás sino a pesar de sus actos.
Aquel que es capaz de perdonar de corazón transforma la idea del que quiere hacerle mal.

En un día como cualquier otro deje ir y venir mis pensamientos y este fue el resultado de ellos.[/mpc_textblock]

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comunícate con Nosotros, AHORA